Nonell

Dibuixos

març-abril 2011

Allá de la tradición familiar, mi aproximación al mundo del arte vino más desde la vertiente del coleccionista. Con diecisiete años, pedí a mi padre un préstamo de sesenta mil pesetas – en 1958 esta era una cantidad notablemente para comprar mi primera obra de arte. Así comenzó mi colección, donde el dibujo tiene una presencia relevante. Se trataba de una acuarela sobre papel de Isidre Nonell, que representaba una Gitana. Entonces oí por primera vez el impulso de la posesión, que mueve el instinto de quien colecciona.

Creo que mi carrera profesional se ha basado en aquella primera sensación, y he intentado aplicar siempre la ilusión del coleccionista en el rigor del profesional, buscando las obras que me gustan y no las que se venden, sabiendo que un día encontraría otros coleccionistas que las apreciarían como yo las apreciaba.

Esta intención mueve la exposición que ahora presentamos y que reúne un conjunto singular de más de treinta dibujos de Nonell estudiados por el especialista Gloria Escala. Ojalá los coleccionistas que se acerquen sientan el mismo escalofrío ante la obra deseada que nunca he dejado de sentir en estos más de cincuenta años coleccionando.

Artur Ramon i Picas